martes, 30 de diciembre de 2014

2014: una mirada analítica a las malas gestiones gubernamentales y el sistema violento que las dirige

Lejos de cualquier simpatía a esas largas y emotivas compilaciones de hechos que han marcado el año que se va a dejar, permitidme retomar el contacto con La letra pequeña, prácticamente un mes y medio después de la última entrada, para dedicar algunas reflexiones sobre el 2014 que puedan ayudarnos a generar una transición de cambio de cara al 2015. Si hablo de cambio es porque estoy más que convencido de que el año que va a morir nos deja una enorme necesidad de ello

'Rebeldes' en la guerra siria. Foto galardonada en el WorldPress Photo 2014 (G.Tomasevic)
El 2013, que cesó con 51,2 millones de personas desplazadas por causa de los diferentes tipos de violencia en el mundo (la mayor cifra registrada desde que se realizan estadísticas de este tipo y la primera vez que se sobrepasó el límite de los 50 millones de refugiados después de la Segunda Guerra Mundial), permitía presagiar un nuevo ciclo complicado. Comienzo con este dato porque, más allá del impacto a nivel subjetivo que me causó, considero que es básico para entender qué es lo que está ocurriendo en el mundo y en nuestro sector de la sociedad más cercano: el sometimiento de toda la población bajo el juego cruel y maquiavélico que se de entre las correlaciones de intereses de las élites económicas y políticas. Esos intereses, y los esfuerzos constantes de aquellos pocos que en detrimento de la gran mayoría intentan preservarlos, son las causantes de la violencia en sus diversas formas (guerras, envejecimiento prematuro de la Tierra, crisis socioeconómicas, etc.).

España y Cataluña, Cataluña y España, han servido de perfecto tablero para este juego en 2014. Los inacabables y sucesivos casos de corrupción no son más que una consecuencia de ese entramado de intereses mutuos que han relacionado a los gobernantes con las grandes transnacionales. Una realidad que, aunque muy dolorosa e indignante, es superficial y oculta tras de sí una larga lista de nombres de particulares y entidades que permanecen vetados al conocimiento público. Este año hemos podido observar evidencias de todos los 'colores y tamaños' que muestran esta íntima relación que liga a la política con las altas alcurnias del negocio mundial. Tanto casos de rescate público de una empresa privada que han pasado con más disimulo ante la mirada de una ciudadanía asfixiada y agonizante, hasta milmillonarias indemnizaciones del Gobierno a grandes corporaciones que atentan directamente contra el medioambiente, poniendo en riesgo incluso a los habitantes más próximos a su actividad.

¿Acaso no se trata de formas de violencia? Distintas, sí, pero todas ellas violencia. 2014 también nos ha servido para avanzar un paso más en la fortificación de la cultura de guerra que impera en el mundo, gracias a la comercialización de los drones asesinos. A esto de le debe sumar el incombustible régimen de compra-venta de armas que mantienen los países del denominado 'primer mundo' (España gasta 52 millones de euros al día en armas y el mundo 1,7 billones de dólares al año) y que son las mismas que después nos muestran los telediarios cuando emiten imágenes de alguna guerra en un recóndito perdido por África, América Latina, Asia u Oriente Próximo. 

Víctimas del 'narco' en México. Foto premiada en el WorldPress Photo 2014 (C.Vanegas)

Las políticas sociales y la promoción de una cultura de cooperativismo y respeto por la tierra entre todos han sido sepultadas a golpe de decreto ley y de partidas rídículas que no sólo no logran paliar las necesidades de los sectores más desfavorecidos de la sociedad, sino que los agraban más. Y esto además de considerar injustificable la actitud caritativa que ha tomado el Gobierno en sus más de tres años de mandato, para que la ciudadanía sienta dependencia de la administración, en lugar de fomentar una solidaridad equitativa que acabe con las diferentes capas sociales y nos coloque a todos en un mismo nivel y con el único objetivo de construir un país en benficio de todas las personas. Por ejemplo, a través de la eliminación de las ventajas fiscales para las grandes fortunas, aboliendo también la predisposición a atender las demandas de las empresas antes que el resto, y eliminando la desmesurada burocracia que se interpone en la relación de un votante con su votado. 

Existen soluciones. Algunas de ellas a nuestro alcance. Y creo que son por las que debemos comenzar, puesto que considero imposible un cambio a nivel de Administración si antes no se ha tomado una clara conciencia de ello en la sociedad. Debemos tomar la batuta de ese cambio tan necesario y no despreciar ni una sola opción de presentar nuestro esfuerzo para ello. Y, sobretodo, ser conscientes de que no podemos seguir dejando los años atrás mientras vemos cómo otros muchos seres, iguales a nosotros en dignidad y valía, mueren porque no nos atrevimos a reclamar lo que es de todos; porque nos acostumbramos a depender y subsistir con esa pésima gestión que hace el Estado de nuestros recursos; porque no recordamos a esas personas que permanecían en la calle sin poder distinguir 2014 de 2015. La solución a los problemas que se ciernen sobre nosotros y el cambio del sistema que los mantiene somos, únicamente, nosotros unidos.


jueves, 13 de noviembre de 2014

El día después

El 9-N nos ha dejado, además de 2,3 millones de votos, más del 80% de los cuales apela por la independencia absoluta de Cataluña en todos los sentidos, imágenes emotivas y no tan emotivas, abrazos efusivos y pasionales, e imbecilidades de imbéciles que no son capaces de abrir un poco la perspectiva de sus limitados puntos de vista y tolerar la democracia. Pero pasada la fecha,hecho ya el recuento (a falta de los votos que se realicen en los quince días de prórroga dados para aquellos que no pudimos votar, entre el 10 y el 25 de noviembre), y descartada también las denuncias presentadas por Rosa Díez y Plataforma per Catalunya, es imprescindible analizar la situación que queda de todo este proceso que ha monopolizado la voz de la prensa y gran parte de la opinión pública durante los últimos cuatro años (desde que en 2010 se recortase de forma virulenta el 'Estatut d'Autonomia').

La consulta abre el análisis de diversas líneas para una mayor participación  (elmundo.es)
El Gobierno español, pese a que sigue enrocado en esa negativa de la que todavía no ha explicado ni un sólo motivo, debe ser consecuente (al menos por una sola vez) y enfrentar un conflicto. Las estadísticas no son nada positivas, puesto que desde que Rajoy llegó al Gobierno en 2011, la ejecutiva nacional no sólo no ha intentado buscar vías de solución para los problemas sociales, sino que los ha agravado a base de la publicación de leyes como la 'ley mordaza' (ley de seguridad ciudadana), entre otras muchas. Otro ejemplo de negativa sin explicación es la demanda de referéndum en Canarias para consultar a la ciudadanía su opinión sobre la realización de prospecciones petrolíferas en el litoral del archipiélago. Una consulta tan necesaria, decisiva y refrenada como la catalana.

Por otro lado Cataluña tiene la pelota en su tejado, de demostrar que esta consulta parte con un verdadero objetivo de cambio político que acabe con la hegemonía de la derecha antisocial autóctona, esto es Convergència i Unió. En una charla, el subdirector de El País, 'Quico' Valls, aseguraba que CiU ha monopolizado el proceso del 9-N y que, por lo tanto, debe haber un cambio político en Cataluña antes de seguir adelante con la independencia, con el fin de garantizar un estado mejor. Si bien no le falta razón, esta opción es discutible puesto que el proceso de cambio de la 'casta' (término que PODEMOS ha puesto muy de moda) política puede realizarse en paralelo a un proceso de autodeterminación de la ciudadanía catalana a través de votaciones.

Los partido deben redefinirse rápido tras el 9-N(cat.elpais.com)
El 'Govern' de Artur Mas debe responder a todas esas cuestiones que siguen abiertas y la ciudadanía no debe olvidar, como si seguirá con esas políticas sociales tan restrictivas y perjudiciales o qué pasará con el tema del expolio fiscal entre España-Cataluña (si se continuarán pagando las autopistas, si se devolverá la recaudación íntegra del céntimo sanitario, si se devolverá también la cantidad total del euro por receta, etc.). Además se plantean nuevas cuestiones sobre las que prácticamente no ha habido pronunciamiento, como por ejemplo el ejército. La industria militar, que supone un gasto de 3 billones de dólares cada año, es un gigante que se ha comido a todos los estados y nadie queda libre de su influencia y presión. España, por ejemplo, gasta 52 millones de euros al día en armas.Cuestiones como la posición que " l'Estat Català" tomaría ante situaciones de este tipo deberían estar ya resueltas.

Por último está la convocatoria de elecciones plebiscitarias como alternativa al diálogo con Rajoy, aunque Mas muestra una preferencia inicial por la segunda opción. Pese a ello, CiU no puede obviar la presión de ERC y ahora comienzan a barajarse las posibilidades de establecer una lista unitaria a tres bandas (CiU,ERC y ACN-Òmnium) para poder poner en marcha un proceso constituyente que parta de una nueva votación ciudadana. Aunque todo lo que se diga por ahora no es más que paja, tal como ha dejado ver la prensa en general con el 9-N.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Quiero butano

Hoy es 8 de noviembre de 2014. Mañana, si amanece, será día 9. El día en que la mayoría del parlamento catalán nos ha llamado a los ciudadanos a manifestar nuestro punto de vista sobre cuestiones como el federalismo, la independencia o la perseverancia en el estado actual de comunidad autónoma. El referéndum, catalogado por muchos como la fiesta de la democracia, es la herramienta escogida para ello. Pese a los varios intentos del Gobierno del Partido Popular y del Tribunal Constitucional de frenar la votación, la Generalitat ha mantenido el propósito de sacar las urnas a la calle mañana. 

La participación ciudadana es y debería ser incuestionable (lavanguardia.com
Con este tipo de informaciones hemos llegado al día tan esperado por la curiosidad de todos, tanto opositores como partidarios. Mucho se ha teorizado al respecto. Dudo que las columnas de los periódicos puedan ofrecer algo nuevo ya. También muchas de las portadas de la librerías se han enfundado la 'senyera' para divagar y dar rienda suelta a las ideas sobre el "sí", el "no", las certezas, las incertidumbres y ese imaginario nacional-patriótico alrededor del cual se han construido montones de teorías favorables y contrarias. Muchos periodistas han cambiado su rigor y su criterio por una bola de cristal siniestra y autoritaria que no ha aceptado ningún atisbo de escepticismo. Pero ahora todo ello comienza a derrumbarse.

Porque hemos deformado la democracia. Nosotros por comodidad, nuestros dirigentes por conveniencia personal y sospecho que cierta maldad, hemos convertido la democracia en un sistema limitado a un voto cada cuatro años que no exige ninguna responsabilidad a los sujetos de votación durante ese periodo. La propuesta de mañana supone una brecha, dentro de las paredes del sistema, claro. Pero una brecha. La relevancia del referéndum no recae sencillamente en el destino de una nación. Cataluña, como tal, ya ha atravesado episodios como este a lo largo de su historia. En ocasiones ha salido mejor parada que en otras, pero sufrir la negativa a su carácter más autosuficiente no es nuevo. Lo que la ciudadanía catalana entrega a la historia en el día de mañana es el bonito arte de decidir por sí misma, más allá de una lucha entre élites políticas que nunca acabaría. 

Por lo tanto es importante tener presente el sentido, el auténtico significado de lo que se aplicará  mañana, si amanece y la justicia no es interrumpida una vez más en sus labores. La participación en el día de mañana supone, además, otro bonito arte, como es el de desobedecer al poder y a sus leyes cuando estas, como decía Gandhi, son injustas. Y manifestar, ya sea a través de una voluntad de independencia o bien a través del deseo de respetar el medio ambiente (como hemos visto con las prospecciones petrolíferas en Canarias, que también han sufrido la injusticia de la falsa legalidad del Gobierno de Madrid), las voluntades, deseos, opiniones o creencias de la sociedad. Recordando siempre que la ciudadanía somos el 'demos', es decir el pueblo propietario del "krátos", el poder, y eso es algo innegociable, incuestionable y, por supuesto innegable. Así pues, exijo al Gobierno español que deje realizar los referéndum y que enriquezca su cultura de participación ciudadano proponiendo nuevas consultas sobre temas que son tan necesarios para el país, como por ejemplo si debe haber monarquía o no, si debe haber ejército o no, y si debemos cambiar el sistema de votación o no.

jueves, 30 de octubre de 2014

Breve análisis sobre el trato que da la prensa española a los casos de corrupción

Ahora que comenzamos a acostumbrarnos a que cada semana estalle un caso de corrupción, sea el ámbito que sea (estatal, regional o municipal), creo importante la necesidad de plantearse y cuestionar las informaciones que estamos recibiendo de ello, desde dónde nos llegan y porqué nos llegan en la forma que lo hacen.

Los medios han pérdido mucha capacidad crítica (vozpópuli.com)
En primer lugar, considero necesario recordar el amplio espectro que la derecha política tiene en el sistema mediático. Son la gran mayoría de los medios más reconocidos y leídos, los que pertenecen a posiciones conservadoras, neoliberales, monárquicas o derechas. O incluso pueden hacer 'alarde' de una ideología que hibride varias de estas posiciones políticas, económicas y sociales. Así pues, lo primero que es necesario saber, antes de enfrentarse a cualquier información, es que tenemos delante un sistema de medios de comunicación muy estigmatizado y parcial. Para buscar algún atisbo de periodismo digno en este país es necesario recurrir a pequeños medios digitales no convencionales que vienen pisando fuerte a causa de la denuncia social que ejercen. 

Pasemos ahora a hacer una radiografía de la situación. Cuando estalla un escándalo de corrupción los medios convencionales comienzan publicando una noticia inicial con las primeras informaciones de las que disponen, la cual luego irán ampliando hacia formatos más reportagísticos (siempre acompañados de fotografías) a medida que las fuentes vayan goteando la información. Con el caso 'Púnica' se comienza anunciando la detención del ex-número dos de Esperanza Aguirre y se prosigue publicando una pieza por cada detenido. Al final se reconstruye todo en un artículo más extenso. Con el caso de Aznar lo mismo. Se publica una primera noticia y después se busca ampliar la información de dos maneras: tirando del hilo y tratando de destapar más 'suciedad' o dedicándose a la 'declaración-contradeclaración'.

Las declaraciones han perdido su sentido informativo (elconfidencial.com)
Respecto a este hecho, los medios utilizarán una fórmula que les permita continuar informando de la evolución de los hechos, y al mismo tiempo comenzar a moldear la posición que creen que debería tomar la esfera pública. El problema reside en la publicación de ese sinfín de declaraciones absurdas y que vacilan. No son más que el material (defectuoso) con el que los medios llenan los huecos que la propia información deja. El problema es que se ha perdido la noción de relevenacia frente a una declaración. Se sigue dando voz a Esperanza Aguirre para que diga que está "alucinando en colores" por la detención de Granados. Se sigue dando voz, también, a Tomás Gómez para que explique que se siente "desolado" y "en shock" por la detención del alcalde de Parla. Y así sigue infinitamente, la lista de declaraciones que los medios publican como noticias, cuando realmente no aportan ninguna información.

De esta forma, los casos de corrupción se suceden unos a otros a una velocidad semanal ante la mirada perpleja de unos medios de comunicación que se ven superados e incapaces de reportar los hechos con más hechos y datos. Cada escándalo acaba convirtiéndose en algo parecido a un juego de niños, en el que el periodista le pone el micrófono en la boca al supuesto culpable no para rendir cuentas ante la ciudadanía, sino para explicar sus sentimientos. El periodismo riguroso sigue muriendo lenta y dolorosamente. Pero, claro está, al fin y al cabo los medios tan sólo se preocupan de sus audiencias y de darles lo que quieren. Si éstas no reclaman mayor calidad ante la 'información' que están recibiendo tengamos por seguro que los medios no van a plantearse ni a discutir el cambio de su modelo de funcionamiento.

jueves, 23 de octubre de 2014

Irak 2.0

Para que hoy en día, un país que se encuentra fuera de una guerra mueva sus tropas hasta el lugar del conflicto, debe darse alguna de las siguientes causas: en primer lugar, puede realizar la movilización militar bajo el marco de una campaña de ayuda humanitaria (aunque sigo sin comprender por qué se envían soldados a hacer misiones humanitarias); por otra lado, puede ser que ese país forme parte de una comunidad internacional (llamémosla OTAN, por ejemplo) y deba cumplir el compromiso que la organización le impone; por último, también puede darse un 'intercambio de cartas' o favores entre dos o más países, sin la necesidad de que pertenezcan a una organización. Es decir, que por intereses y conveniencias mutuas, envíen a sus ejércitos a uno u otro conflicto. 

Morenés, M. de Defensa, se ha mostrado partidario de la intervención (hoy.center)
El regreso de España a Irak puede contener un grado determinado de las tres opciones. Desde Defensa justifican la decisión como un acto contra el avance del yihadismo, un peligro que es cierto y serio. Alegan, además, que los 300 militares del dispositivo enviado no participarán en la lucha, sino que el objetivo de la misión es instruir al ejército iraquí. No es una ayuda humanitaria, ni mucho menos, pero la amenaza del Estado Islámico es real y poblaciones de Oriente Medio (iraquíes, sirios, kurdos,etc.) se encuentran en peligro. 

Aún así, el motivo principal del retorno de España a Oriente Próximo es la presión de la comunidad internacional. La estrechez de sus lazos con Estados Unidos, Reino Unido y Francia, entre otros, es motivo de más para que el Gobierno haya tomado esta decisión. Los vínculos de la alienación internacional (al igual que en las dos guerras mundiales), por los que Felipe González ya se ganó grandes protestas entrando a la OTAN, siguen igual de vivos que en el siglo pasado. Obviamente, de aquí nace la tercera causa. La del beneficio y el interés mutuos. Tanto la comunidad internacional en su conjunto, como los países que la integran por separado, han demostrado una disposición de participación que se reduce a la existencia de intereses o beneficios para ellos. Un ejemplo claro es la intervención de España en Mali y en la República Centroafricana para ayudar a Francia a frenar, también, una 'amenaza' islamista.  
Eludiendo lo económico y aludiendo a lo social, España regresa a Irak (elmundo.es)

Pese a la amenaza palpable del Estado Islámico, ni España ni la comunidad internacional tienen autoridad para mover sus fichas cuando y cómo les plazca, por lo tanto podemos partir de la base de que esta decisión no se adviene a ninguna potestad. Es, una vez más, una acción ejecutada sin consulta previa a la ciudadanía (que es la que verdaderamente debería escoger estas cuestiones a través de referéndum) que se divide entre la falta de capacidad por establecer una base de negociación mediante el diálogo y la cooperación (no la imposición) mutua, y los delirios de grandeza y de dominio que jamás han desaparecido de Occidente.Una acción que, además permite a las esferas conservadoras de la opinión pública regodearse en la idea de generalizar el islam dentro del yihadismo e infundir un miedo por anticipado, tal como se ha podido ver en el último programa "El debate" de Televisión Española.

Además de la repercusión social que puede tener el regreso de España a una situación de conflicto sobre suelo iraquí, está la cuestión económica. El anuncio de que la movilización de los 300 soldados va a tener un coste inicial de 35 millones de euros es una falacia intolerable. El coste de un dispositivo militar que en principio durará seis meses debe calcularse en centenares o incluso miles de millones. El ejemplo más evidente que corrobora esta idea sería los Programas Especiales de Armamento (PEA). El gobierno ha vuelto ha anunciar en los presupuestos generales de 2015 una partida de 6,84 millones para armas, pero se espera que a finales de verano, como viene haciendo los últimos años, apruebe un crédito extraordinario mil millonario para paliar su deuda armamentística (en 2014 ha sido de 1.782 millones). Una cifra que no se ajusta con la realidad de recortes que se están viviendo en sanidad, educación, cultura y, en fin, en todo el ámbito social.

jueves, 16 de octubre de 2014

Dioses de papel y colorines

Pese a la repulsión general que ofrece hablar de Dios y todo lo relacionado con él, la atención se ha focalizado en otros asuntos, los cuales han alcanzado una categoría excelsa y reciben un trato divino. Se han ratificado deidades convencionales. No se han creado porque ya existían pero, como muestra el ciclo de la historia, nuestro siglo también ha servido para ratificarlas, igual que los predecesores, en esa categoría que sobrepasa el entendimiento y la capacidad humanas.
El afán lucrativo ha terminado apropiándose el discurso de MLK (nj.com)

El dinero es dinero desde que el mundo es mundo. Aunque en una época se haya representado en una patata, en otra se haya hecho a través de una moneda, y ahora se haga con el multicolor uso de billetes y tarjetas, esta 'materia' ha adquirido siempre la posición que ostenta la figura de un dios, situándose como objeto de deseo e interés por encima de todo lo demás y superando, incluso, las barreras de la muerte. 

A nuestros días llega el caso del discurso de Martin Luther King, el célebre "I have a dream", la propiedad del cual es de los herederos familiares hasta 2038, pero que en 2009 fue vendida a la compañía musical EMI, absorbida dos años después por el 'gigante'Sony. De esta forma, quien ayer quisiese subir parte del discurso a Internet para celebrar el 50 aniversario del Nobel de la Paz contra el segregacionismo racial, corrió el riesgo de 'incumplir' los términos legales de la Propiedad Intelectual. Algo que en definitiva concluye con el acto de tener que pagar la suma correspondiente a los 'propietarios' de un discurso libre, que fue proclamado por alguien que reclamaba valores de libertad y que, además, lo hizo públicamente.

De Oriol sirve de fomenta para el sistema laboral machista (elmunicipo.es)
Otro ejemplo es el que nos deja la presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, quien mantiene su empeño en restringir el acceso al mundo laboral a mujeres en edad de quedarse embarazadas. Ahora justifica sus declaraciones sobre el hecho que si una empleada se queda embarazada "nos encontramos con el problema", afirmando que tan sólo realizaba una crítica al mundo empresarial en el que, dice, "no conseguimos tener a más mujeres que suban en la escala profesional". Esto no es más que un "techo de cristal", que pretende justificar la actitud machista de un sistema que no trabaja ni coopera por incorporar la igualdad de condiciones de la mujer en el ámbito más básico (teoría del suelo pegajoso) del mundo laboral. Lo curioso de todo es que la señora de Oriol tiene seis hijos, y parece que a ella, por el momento, eso no le ha causado ninguna imposibilidad para desempeñar su cargo. 

Por último, las tarjetas llamadas "black" de la cúpula de Caja Madrid/Bankia. La cantidad de rodeos judiciales que se están dando para fijar quienes han de dar cuenta y por qué deben hacerlo. Pero, sobretodo, la pregunta que debería plantearse es por qué lo han hecho. Si se analizan los perfiles de los usuarios de estas tarjetas encontramos a personas que no pueden conocer el término 'necesidad': cargos públicos que van desde un ex-ministro (Rato) hasta el ex-jefe de la Casa Real (Rafael Spottorno), pasando por altos cargos de la banca y varias fundaciones, así como de organizaciones empresariales (Arturo Fernández, vicepresidente de la CEOE) y sindicales (José Ricardo Martínez de UGT y Rodolfo Benítez de CCOO).
Lo privilegiado de sus cargos no parece suficiente (eldiario.es)

Ya sea para limitar el acceso a la libre cultura, para justificar la precariedad laboral impuesta, o bien para saciar una sed de avaricia y "peseterismo" que nunca acabará, el dinero se ha impuesto con firmeza en el corazón de quienes lo ostentan, convirtiéndose en una deidad que somete a todos y que no pertenece a nadie. Con él se ha corrompido el sistema democrático de muchos países, a través del afán de las clases política y empresarial, y el color de su papel determina adonde podemos arrimarnos y adonde no; si podemos comer o no, y qué podemos comer y qué no; si podemos escuchar las palabras de liberación de Martin Luther King o no; si podemos trabajar o no. Considero que el laicismo en un estado no sólo se debe medir por la presencia de una religión en el sistema educativo y en la administración pública (de lo que ya vamos también servidos), sino que debe ampliarse el concepto y abarcar las posibilidades de acceso de las personas a los distintos bienes sociales en función de su presencia ante el "dios dinero". No somos laicos. Nada laicos.
 

sábado, 4 de octubre de 2014

"Eden", de Megan Griffiths

En contadas ocasiones podemos justificar el lugar que puede llegar a ocupar un determinado contenido explícito en una película. Sexo, drogas, sangre y violencia (tanto a nivel físico como psicológico) parecen colapsar nuestra capacidad receptiva y nos llevan a deducir considerablemente la puntuación que podríamos otorgarle a una historia. No es este el caso de Eden, aunque aparecen todas estas características, porque lo hacen con una capacidad psicológica explícita pero brillantemente calculada y sopesada sobre el terreno de la trama. 

Cartel de la película (encylopine.org)
A diferencia de otras cintas sobre el tráfico de mujeres en el "negocio de la prostitución", como Human Trafficking, el film de Griffith se presenta desde la perspectiva del sufrimiento explícito, sin dejar de lado cuestiones como el funcionamiento de la trama o el valor de vivencia en primera persona de la protagonista, aunque sí desplazándolas a un segundo lugar que se sitúa en el marco de fondo del desarrollo de la historia. Al dejar fuera de la acción cualquier investigación policial y concentrarse en la experiencia desde dentro, desde ese submundo paralelo de "negocios" y "negociantes" que compran y venden seres humanos sin tapujos, la historia sobrepasa el límite convencional de lo que llamamos 'drama' y se clava en la garganta del espectador, obligándole a tomar la opción de continuar viendo la película y encarnarse en la piel de la víctima durante al menos 90 minutos, o bien apagar la pantalla del televisor. 

El contenido explícito no se presenta como algo demonizante y tampoco llega a los niveles del gore ridículo y previsible, como en algunas películas de Tarantino. Es un componente más del engranaje de la historia que se da en su justa medida, como la sal en la comida. Permite al espectador llegar a enfrentar el conjunto de sentidos de las acciones que se presentan a lo largo del argumento, interactuando con los personajes y las ideas de cada uno de ellos.

Además, la historia supone en sí misma un toque discreto pero conciso sobre el debate de si la prostitución debe continuar concibiéndose como un oficio, debe promoverse la regulación de sus derechos laborales o bien, se la debe enfrentar por tal de abolirla. Es claro que este un problema que ha derivado en muchas opciones, algunas más considerables que las otras. 

No es una cuestión de erradicación del paganismo y tampoco es una cuestión de adquirir una visión como si se tratase de una empresa común que pretende situarse en el mercado y competir. Se trata de preguntarse si bajo los límites de una actividad como esta existe un atisbo de voluntad y deseo propio por parte de la prostituta o, si bien, es un problema que siempre incluirá el tráfico ilegal, aún dándose una posible regularización. En este sentido, la regularidad de derechos me parece algo idílico, teniendo el cuenta el sistema con el que funcionamos, que cada vez priva más a los trabajadores de sus derechos y fomenta el negocio "en negro". Respecto al abolicionsimo, si bien soy partidario de muchas de sus ideas, también presenta aspectos negativos y fomenta la clandestinidad. En conclusión, creo que debemos trabajar para encontrar una solución cuyo objetivo sea la desaparición absoluta de este "negocio" pero que al mismo tiempo ofrezca las mayores garantías de seguridad, reinserción y protección a las 27 millones de víctimas que padecen en este submundo.

viernes, 3 de octubre de 2014

Carta a mis hermanas y hermanos de Iraq y Siria

Queridas hermanas, queridos hermanos,

os pido disculpas por la hipocresía que guardamos en occidente para tratar cualquier tipo de problemas exteriores, como el que os acecha constantemente a vosotros. Entre la herencia del "patricismo" romano (presente durante más tiempo en nuestro territorios que en Oriente Próximo), las monarquías imperialistas, el fraude del colonialismo y la extensa y variable trayectoria de movimientos políticos, nos hemos situado tras unas barreras que creemos que protegen nuestra "avanzada" sociedad, y en una posición de comodidad nos dedicamos a lanzar juicios de valor y falsas soluciones a discreción sobre montones de situaciones que apenas conocemos y ni siquiera hemos vivido.

Os pido perdón. En primer lugar por mi falta de empatía con vuestra circunstancia. Apenas dedico tiempo para pensar en vuestro sufrimiento y encontrar la forma de poder ayudar, más allá de las propuestas existentes y convencionales. Verdaderamente sois un ejemplo de fe, porque aún siendo perseguidos confiáis y no rechazáis a vuestros valores y creencias. Le pido a Dios que vuestro testimonio cambie el acomodamiento que muchos hemos adoptado en cuanto a la fe, en nuestros países de ese engañabobos llamado "primer mundo". También os pido disculpas por la hipocresía y falta de sensibilidad que mostramos ante el sufrimiento (tanto el vuestro como el de otros colectivos y personas). Nos encerramos en nuestra "cultura de la comparación", pesando en la balanza vuestro éxodo con la expulsión de judíos y musulmanes que hicieron los sádicos Reyes Católicos, olvidando que nuestro objetivo es condenar y abolir la violencia y la injusticia en general, sin hacer distinción de colectivos ni de zonas geográficas. 

Cada vez que abro mi Biblia o comienzo a orar pienso de qué manera puedo ayudaros, o sin más, hacerme yo también partícipe de vuestra carga. Cuando estábamos perseguidos durante la dictadura franquista, entonces sí batallábamos y luchábamos porque nadie intercediese en nuestra comunión. Ahora, nos hemos acomodado gracias a la falsa aceptación de la libertad de conciencia y de credo en nuestra sociedad, llegando incluso a olvidar el sentirnos afortunados por poder reunirnos para hablar de Dios y abrir nuestras Biblias sin que la amenaza de muerte nos rodee.

Es por ello que deciros "ánimo", o cualquier otra interpelación, desde la distancia, me resulta hipócrita e incluso vil. Por tanto, desde la intimidad de mi silencio,trataré de empatizar con vosotros, deseando encarnar en mi piel todos y cada uno de los males que atraveséis, rogándole a Dios que no permita que esta incomprensible situación continúe y cambiando mis pensamientos en vosotros, por acciones prácticas y efectivas que contribuyan al cese de vuestro padecimiento.

jueves, 25 de septiembre de 2014

¿Cuando dejó de llamarse hipocresía por laicismo?

Me molesta la hipocresía. Muchas veces, demasiadas, me comporto de forma hipócrita y me molesto sobremanera a mí mismo. Pero también me molesta la hipocresía que puedo observar en otras personas y también en su máxima forma de agrupación y colectividad, esto es la sociedad. Y en sentido especial, me molesta la hipocresía de quienes gobiernan a ésta, dirigiéndola por los diferentes pasadizos del laberinto, dejándola que en ocasiones se roce con la espina afilada, y conduciéndola, en otras, al final de las zarzas y los matojos. ¿Acaso no es representativo de la hipocresía, el modelo educativo español?

Tras firmar los acuerdos con la Santa Sede en 1979, el gobierno de Adolfo Suárez estableció la opción de estudiar la asignatura de religión o ética, según la voluntad de cada estudiante. El estado, recién salido de una dictadura que había convertido el ultracatolicismo en uno de su pilares, volvía a pactar con la Iglesia, la cual se aseguraba su presencia en el modelo educativo. Con la entrada del PSOE en 1982 comenzó a elaborarse una reforma de la educación que acabaría desembocando en la LOGSE (Ley Orgánica General del Sistema Educativo), en 1990. La asignatura de religión perdió parte de su plena validez académica y desapareció su principal alternativa (ética), ofreciendo la posibilidad de realizar actividades de estudio libre a quienes no la cursasen. La Iglesia rechazó tal medida y cuatro años después el Tribunal Supremo invalidó la nueva alternativa porque suponía desventaja para los estudiantes de religión.
La Iglesia sigue presionando por estar en la educación (analisisdigital.org)

En 1996, con la victoria electoral del Partido Popular, el entonces presidente, José María Aznar, impulsó la ley LOCE (Ley Orgánica de Calidad de la Educación), la cual se aprobó en 2000. La normativa no era más que una concesión a las demandas eclesiales, de establecer de nuevo un alternativa a la asignatura de religión, en igualdad de "fuerzas". Así, quien no estudiaba religión, debía estudiar un misterio académico llamado "hecho religioso". Además, se devolvía a la asignatura de religión su validez académica íntegra. Pero esta ley nunca llegó a cuajar por causa de la victoria electoral del PSOE, en 2004. Rodríguez Zapatero y su gobierno, esgrimieron una nueva ley de educación. La LOE (Ley Orgánica de Educación), que retiraba toda la validez académica de la asignatura de religión, la cual se mantenía como voluntaria junto a dos alternativas: una materia que nunca llegó a existir sobre la historia de las religiones, y tiempo de estudio libre.

Con la nueva entrada del PP en el gobierno (2011), el presidente, Mariano Rajoy, y su ministro de Educación, José Ignacio Wert, rehacen una vez más la ley y anuncian otro proyecto que entra en funcionamiento a partir del presente curso 2014-2015, la LOMCE (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa). La asignatura de religión vuelve a tener absoluta validez académica y se ofrece como optativa, junto a una alternativa llamada "Valores sociales y cívicos (en Primaria) y Valores Éticos (en ESO), las cuales ocupan el lugar de la ya extinguida "Educación para la ciudadanía".
Wert a retrocedido la educación al post-franquismo (heraldo.es)

La historia del sistema educativo en este país podría ser equiparable a la historia nacional de Andorra, Lichtenstein o Zanzíbar. Lejos de bromear con el asunto, es grave que un país al que su propia historia persigue, ligada durante muchos siglos con el nacionalcatolicismo, continúe remodelando la educación al antojo del bipartidismo existente, y todavía más, prosiga en la labor de mantener una asignatura obsoleta, desigual y excluyente, como es la religión. Se trata de forzar a convivir una característica arcaica en un entorno contemporáneo. Y todo ello se da en el reino de Felipe VI, con su beneplácito, quien decidió no jurar su cargo con la Biblia por tal de ser ejemplo y vanguardia. Eso es hipocresía.

No tiene sentido mantener una asignatura que va en declive, mientras se discuten derechos educativos fundamentales como el aprendizaje de idiomas nacionales, tales como el catalán o el euskera. Ni tampoco tiene sentido discriminar en plena "educación pública"  a minorías, como los protestantes, testigos de Jehová, judíos, budistas, musulmanes, etc.. La inclusión de la asignatura de religión en el presente sistema educativo no es más que una muestra evidente de hipocresía y adoctrinamiento directo por parte de dos viejos actores (poder e Iglesia) que no han cesado en su correlación de fuerzas y respaldo de objetivos, aún cuando estos han sido contrarios a la voluntad de la ciudadanía.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Parece que el mundo no es de todos

El término de cleptocracia, aún no estar registrado todavía en la Real Academia Española, remonta su significado siglos atrás. En la época romana ya podían augurarse algunos de sus rasgos más distintivos aunque tuvo un primer "boom" en la edad Media, cuando Estado e Iglesia articularon una vasta red cuyas coyunturas les permitían traficar influencias, desmontar la economía de las clases más vulnerables y apoderarse, para beneficio propio, de todos aquellos bienes entendidos en principio para cuidado de toda la ciudadanía. En el África del siglo XX, con la "independencia" de los antiguos territorios coloniales, esta forma de gobernar, si es que se la pueda llamar así, se propagó entre varios de los dictadores que asumieron las riendas de los países, como es el caso del "hitler" africano, Mobutu Sesé Seko, en el Zaire (actual R.D. Congo), que aumentó su fortuna personal hasta equipararla con la deuda pública del país (6.000 millones de dólares) o también Idi Amin en Uganda, y Samuel Doe en Liberia.
Las jerarquías seguirán mientras perdure la cleptocracia (santisousa.com)

El pasado día 10, falleció el que fuera presidente del Banco Santander durante los últimos treinta años, Emilio Botín. Los medios de comunicación se volcaron con la noticia publicando montones de reportajes valorativos y lamentando la pérdida de lo que muchos llamaron "el hombre que revolucionó la banca". Cerca de las nueve de la misma noche, el columnista del diario El Mundo, Salvador Sostres, publicó un artículo de opinión en dicho periódico titulado Muere Emilio. En su artículo, Sostres adulaba al banquero cántabro y exaltaba su gestión a una posición más que privilegiada, situándolo como creador de empleo y dador de todo tipo de beneficios y ventajas a las familias españolas. Además, remarcaba la tragedia que supone para cualquier país la pérdida de sus ricos (a los que equiparaba con la identidad y la distinción de un estado) e instaba a cualquier crítico a callarse, literalmente. El punto álgido de este crimen, más que artículo, de Sostres llega cuando realiza una comparación de valores entre la muerte de un pobre y la de un rico, situando la importancia de la primera exclusivamente en el ámbito internacional, y alzando la segunda a un mal estatal.

Más allá de lo irresponsable, insensato y ofensivo de este escrito (que por desgracia no fue el único), se pueden observar algunos de los trazos generales que definen el boceto de la actualidad. Sostres (lo tomo en este caso como representante de la derecha mediática), plasma, sin quererlo, el gran abismo que separa a las élites de la ciudadanía. Y es que es realidad, la encarnizada guerra que se está dando entre aquellos sectores minoritarios que ostentan el poder y la riqueza, y esa mayoría de la sociedad que vive para sustentarlos. De ahí que puedan permitirse el lujo de alagos y lamentos en velatorios como el de Botín, parecido al de los antiguos guerreros, cuando los quemaban en un altar hecho para la ocasión, en la plaza de la villa, y les ponían una moneda en cada ojo. Eso, en el resto de la sociedad es impensable. El dolor no puede extralimitarse de lo íntimo porque se debe continuar alimentando la cleptocracia de las instituciones
Las reacciones a la muerte de Botín, ejemplo de que existe desigualdad (globalasia.com)












¿Acaso no es cleptocracia, que se vele con especial dedicación a un hombre cuya fortuna personal rondaba los 1.000 millones de euros en 2011, y que por otro lado, tan sólo 69.000 niños catalanes, del millón y medio que ha comenzado este curso, reciban una beca de comedor, únicamente completa para un pequeño grupo de 3.000 alumnos? Palabras, como las de las diferentes autoridades sobre la muerte del banquero, que parecen dulces como la miel, esconden un sabor crudo y amargo. Y es que la evolución de la sociedad ha muerto por el retroceso provocado por una política que limita al ciudadano a una participación (y no limpia del todo) cada cuatro años, dando paso a la cleptocracia; sistema sin igual, que perdura a lo largo del tiempo, no conoce límite en las legislaturas ni en las fronteras de los estados, y se alimenta en cualquier forma de gobierno en la que existan seres dispuestos a practicarla. Extiende sus lazos entre políticos y capitalistas, creando una red de nexos que dirigen su empeño y su esfuerzo hacia un único objetivo: el beneficio propio (que en la mayoría de los casos suele ser en pos de los demás).

martes, 24 de junio de 2014

Felipe VI, 'Podemos' y "La Roja"

Después de la rapidez en la que se van desencadenando las cosas, considero apropiado esquivar el ritmo tan inmediato que se nos impone desde los medios de comunicación y reflexionar. Apropiado y necesario. Porque muy rápida ha sido la abdicación de Juan Carlos. Aunque, cabe decir, no más que su polémico aforamiento. Muy rápido ha sido el ascenso del joven partido Podemos, el cual, no contentándose con los cinco escaños conseguidos en las pasadas elecciones europeas, podría convertirse en la tercera fuerza del estado de cara a las próximas generales. Y, por último, muy rápido ha sido el regreso de la selección de fútbol que, más allá de su juego, nos ha dejado a todos más tranquilos liberándonos de los 720.000 euros que pretendía embolsarse cada uno de sus jugadores en caso de ganar el campeonato. 
Felipe VI no es laico (laopinioncoruna.es)

Terreno óptimo, pues para la reflexión. Felipe VI ha sabido presentarse muy bien, como el gran heredero de su padre, el supuesto salvador de la democracia en España. Supo actuar con suma audacia al negarse a hacer el juramento sobre la Biblia, y hacerlo únicamente sobre la Constitución. Esa barata muestra de laicismo le ha dado un positivo impulso en los medios, los cuales lo han tomado como referente y ejemplo a escala mundial. Personalmente, soy partidario de que se separen la religión y el poder en un estado, ahora bien, no soy partidario de la hipocresía. Que Felipe VI renuncie a su toma de poder mediante la iglesia católica y que se le alabe por ello, ha hecho olvidar la innecesaria parafernalia y pomposidad que caracterizaron el acto de su coronación. 7.000 agentes de seguridad, 16.000 flores, un Rolls Royce,etc..Un cuento de princesas pagado a costa del contribuyente, cuyo coste aún no se nos ha facilitado

Podemos se encuentra en el punto de mira de todo el país. Los medios de comunicación aprovechan y explotan el recurso de la nueva fuerza política como si se tratase de la gran alternativa esperada. Las noticias, los debates y las tertulias se llenan con esta palabra que sirve de lema y nombre a la vez. Creo que es necesario tener cuidado con la rapidez a la que se nos intenta aproximar. Los medios, en un mes ya han creado dos líneas completamente maniqueístas sobre esta formación; o es buena llevada al extremo, o es mala llevada al otro extremo. La salvación de la izquierda, o ETA reencarnada. Cabe recordar, como no hace mucho leí en unas sabias palabras, que es bueno recapacitar y guardar precaución en todo momento. Es necesario, por tanto, analizar 'Podemos' como programa y fuerza política antes de formarnos una idea al respecto, sabiendo que no existe la necesidad de posicionarnos a favor o en contra, tal y como se nos pinta. Sino que también hay otras alternativas, como la de conocer su modus operandi desde la distancia, o situarnos en el centro de esta cuerda que no deja de tensarse hacia un lado o hacia el otro. Es nuestro deber como ciudadanos ser objetivos, imparciales y rigurosos, evitando así que las distintas corrientes nos arrastren hacia el sitio que deseen.
Es necesario analizar 'Podemos'(iniciativadebate.org)

Por último, la cuestión de la selección no es estrictamente de ámbito nacional. No es tanto el qué, sino el cómo. ¿Cómo puede permitir una Federación que acaba dependiendo del gobierno, tanto económica como políticamente, fijar unas primas que sobrepasan el escándalo para convertirse en aberración? ¿Y cómo puede un país como el nuestro y la mayoría del resto de los participantes en la competición, "desarrollados", consentir que se celebre una Copa del Mundo con las condiciones sociopolíticas con las que se está haciendo en Brasil? Si bien es cierto que el dinero de las primas no sale del bolsillo del contribuyente de manera directa, puesto que la es la FIFA la que premia a la selección ganadora con 35 millones de euros, acabamos pagando indirectamente un porcentaje, por muy ínfimo que sea, de esa cuantía, puesto que la FIFA no deja de ser una organización que depende de la comunidad internacional tanto política como económicamente. El presente mundial no es más que un arma de estado, utilizada contra la población. Es auténtico terrorismo estatal. Una vaga ilusión que no ha podido ocultar el duro peso de la realidad. Y por esta sádica estratagema considero que tanto la comunidad internacional, como Rousseff, como la FIFA, deberían ser juzgados
Las primas de la selección son una atrocidad social (abc.es)

Reflexión. Al fin y al cabo todo queda en eso y tan sólo nos queda eso. Por el momento. Quizás mañana el Rolls Royce de Felipe se convierto en un edicto contra la libertad de expresión, como ya ha demostrado en algunas ocasiones su Casa Real. Quizás los puños alzados contra y por 'Podemos' se olviden de su particular batalla mediática y prosigan otras corrientes. En el horizonte nos queda otro mundial en condiciones similares al actual, Qatar 2022, que pese a las sospechas de fraude y al evidente desnivel de clases sociales que sufre la población, continua viento en popa.


jueves, 29 de mayo de 2014

La República de Weimar

Las últimas elecciones al Parlamento Europeo dejan a la vista una Unión debilitada y envejecida, incapaz de velar por el mantenimiento y la seguridad de la democracia, igual que la República de Weimar. Aquella delicada flor que intentó crecer entre los aires de grandeza de un imperio extinguido junto a su cabeza, el Káiser Guillermo II, y la fatalidad de otro que renacía de la mano de Adolf Hitler. La democracia fue atacada por aquellos aparentes demócratas de sombrero y traje, como Franz von Papen o Kurt von Schleicher, y por una xenofobia extrema y oportunista explotada por la NSDAP y sus nazis de camisa parda.

Resulta cómico leer en las portadas de muchos diarios que el bipartidismo se ha acabado, cuando PP y PSOE continúan manteniendo sus inamovibles primer y segundo lugar, con una distancia mínima de ocho escaños sobre la tercera fuerza política más votada. Ambos partidos continúan jugando a ese maquiavélico juego al que jugaban von Papen y von Schleicher, aprovechando la falta de reacción de una ciudadanía a la que quizás le va grande la decisión  de quién ha de gobernarla. 

La xenofobia es la gran ganadora de las elecciones (elmundo.es)
Sobre este terreno aparece una fuerza siempre presente, oportunista y explotadora del populismo y la demagogia. Se trata de la extrema derecha y de la xenofobia que la caracteriza. Las elecciones dejan un panorama desolador para la democracia y los inmigrantes, viendo como el Frente Nacional de LePen vence en Francia y el UKIP de Nigel Farage parece estar logrando el mismo resultado en Reino Unido. También en Dinamarca ganaron los racistas de la mano del Partido Popular Danés. En Suecia y Finlandia han logrado grandes avances respecto a elecciones anteriores. Incluso en el centro-este de Europa se ha propagado esta plaga que parece no haber hecho más que empezar. Los neo-nazis alemanes del NPD logran introducir a uno de sus líderes, Udo Voigt, en la eurocámara. En Hungría, el partido antisemita y antigitano Jobbik logra un crecimiento sin precedentes, y en Grecia, Amanecer Dorado, que hace algunos meses fue culpada de guardar una estrecha relación con los asesinos del músico de izquierdas Pavlos Fyssas, ha quedado en tercer lugar.

Es la realidad de una Unión Europea que, a falta de una democracia seria y libre de la corrupción hacia la que la conducen sus principales directores, avanza en pos del populismo y de la xenofobia, perdiendo la memoria de lo que sucedió en estos mismos lares durante la primera mitad del pasado siglo XX. Dos guerras mundiales, fruto de unas falsas democracias empobrecidas y del constante auge de una demagogia que basaba la precariedad de la cruda situación socioeconómica y en los inmigrantes como alimañas destructoras de la nación. 
Los totalitarismos vuelven a aparecer en el horizonte (abc.es)

Este es el caldo de cultivo que se está gestando en el continente y que se propaga por los diversos estados, atravesando las fronteras de los ideales de libertad y libre convivencia que parecían reinar hasta el momento en la ciudadanía. La mala gestión que los gobiernos están haciendo de la inmigración está ayudando al rápido crecimiento de esta cultura del odio que nunca ha llegado a desaparecer. Supongo que es el peligro de dejar las ascuas de la fogata encendidas y permitir que partidos como los nombrados anteriormente puedan presentarse a unas elecciones democráticas, un sistema en el que no creen y cuya defensa no sólo no garantizan proteger, sino que aseguran querer destruir. El viejo continente parece estar decidiendo el olvido de aquel episodio tan negro de la humanidad, del que siempre nos tocará lamentarnos a todos. Aunque tal y cómo está avanzando la situación, por partida doble. Ya lo dijo Hitler en uno de sus particulares baños de masas: "Podemos ser felices sabiendo que el futuro nos pertenece por completo". Eso parece. Que les pertenece.

viernes, 23 de mayo de 2014

"La extraña que hay en ti", de Neil Jordan

En muchas ocasiones se ha podido ver un largometraje que trate el tema de la venganza desde alguno de los innumerables puntos de vista desde los que ésta puede enfocarse. La muerte, el olvido, el sufrimiento, etc...Hollywood ha impregnado la cultura popular con muchos ejemplos de venganza y de cómo ejecutarla. Pero son pocas las veces que se ha incluido el trato de la justicia, desde el punto de vista ético y moral y no institucional, en esa venganza.

Cartel de la película (fotogramas.es)
En "La extraña que hay en ti", Jordan presenta la que considero que siempre debería ser una apetecible reflexión. La aparición de ese momento crucial en el que la justicia individual deja de ser, y se convierte en una insaciable sed de venganza que jamás se detiene. Desaparece la ética y la moral del individuo, las únicas que podían mantener a la 'bestia' dormida, y se ejecutan aquellas grandes e incomprensibles lagunas que la justicia institucional deja. 

Un tema que requiere una complicación especial, puesto que es muy difícil determinar la actitud correcta en una comparación entre diversas percepciones individuales de la justicia. Es el clásico caso en el que podríamos decir que nos hacemos una idea de cómo actuaríamos en una determinada situación aunque preferimos ser precavidos advirtiendo que nunca llegaremos a comprender el grado de afectación que nos supondría dicha situación y, por ende, las consecuencias que nos llevaría a cometer o sentir.

La transformación de un ser que creía poder esperar en la justicia, a un desconocido cuya existencia jamás se llegó a sospechar. O cómo el mal externo, es decir de otras personas, puede afectarnos y cambiarnos mediante el dolor, hasta el punto de convertirnos en sujetos de una maldad igual o superior a los que en un principio nos dañaron. Es el sentimiento de la venganza el que nos convierte en todo aquello que llegamos a detestar, odiar y repudiar en el pasado. A partir de ahí, las justificaciones siempre serán justificaciones. Independientemente de si son verdaderas o no. 




jueves, 22 de mayo de 2014

¿Qué hay de nuevo para Europa?

Al abrir el buzón de casa encuentro menos espacio de lo normal. Una pila rectangular de sobres amontonados ocupa gran parte de su superficie. Huele a elecciones. Hojarasca electoral. Con mucha precaución acerco mi mano al interior del cubículo de metal y cojo los sobres, sabiendo que al llegar a casa me espera la lectura de promesas y más promesas cuya credibilidad deberé contrastar con los antecedentes que han marcado la línea política hasta el día de hoy, el momento en el que me dispongo a leer los programas para las elecciones europeas del 25 de mayo.

Las elecciones han perdido su auténtico sentido (elpaís.com)
En los medios de comunicación el debate no se centra en la recuperación de la crisis, que todas las formaciones se esfuerzan en prometer, ni en las medidas de erradicación de la austeridad, la cual ha sido y es impuesta por todos aquellos que ahora aseguran estar dispuestos a combatirla. El debate sobre el machismo es el que toma protagonismo

Tras las retrógradas palabras del cabeza de lista del Partido Popular, Miguel Arias Cañete, sobre el riesgo de parecer machista por superar intelectualmente a su oponente socialista, Elena Valenciano, los 'mass media' se han encargado de politizar el debate sobre el machismo y establecer relaciones y comparaciones estratégicas con las diversas fuerzas políticas. Más allá de que Arias Cañete se haya cavado su propia tumba, cosa que no creo porque el fiel votante de la derecha es fiel hasta el final, y también más allá del oportunismo que han ejercido los socialistas, especialmente su líder, Martin Schulz, que ha explotado las declaraciones de su rival hasta el extremo, todo lo demás es una cortina de humo. Un tupido velo sobre el que se está escondiendo la auténtica necesidad de refundar la Unión Europea sobre las bases de la protección social, y no capital.

La realidad que emana de la clase política europea, y que los medios deberían preocuparse más en fomentar, tratar y analizar, es otra muy diferente. Hace poco más de un mes que la ex-presidenta de la Comuidad de Madrid, Esperanza Aguirre, derribó la moto de un agente de seguridad vial. En los días posteriores al accidente, Aguirre acusó a los agentes de ser "bastante machistas". En aquella ocasión, pese a que el incidente quedó en el ámbito personal y el Partido Popular no definió muy bien su postura, se dio una reacción de deliberado abuso de poder. Reacción que si se contrasta con las palabras de Arias Cañete resulta contradictoria. Y el altavoz de los medios parece ir detrás de la cuestión sobre qué es machista para el PP. Pero en este mismo terreno de la actualidad aparece una realidad que tan sólo queda en una pieza informativa, un día concreto como el de hoy. Habló del xenófobo discurso del fundador del Frente Nacional francés, Jean Marie LePen, quien ha asegurado sobre la inmigración que "el señor ébola puede solucionarla en tres meses".
Un riesgo evidente se está gestando en el continente (huffingtonpost.fr)

Más allá del sentido maquiavélico de las palabras de este auténtico racista y fascista francés, aparece el riesgo de una Unión Europea que no consigue moverse de los lastres del pasado. No hablo sólo de la Europa de las grandes dictaduras, sino de aquel continente que un día tomó la decisión de priorizar la salud de su economía muy por encima de la de sus ciudadanos. Esa es la realidad a la que se deberían enfrentar todos y cada uno de los partidos que se presentan a las elecciones europeas. Debemos ser conscientes, mientras tanto, que es probable que nuestras libertades queden, una vez más, selladas en un sobre opaco y encarceladas entre las transparentes paredes de una urna.

viernes, 16 de mayo de 2014

"Olvídate de mí", de Michel Gondry

Acostumbrados a las típicas tragicomedias amorosas de Hollywood, "Olvídate de mí" (cuyo título original, Eternal Sunshine of the Spotless Mind, es mucho más original que el del doblaje en castellano), supone una impactante novedad para un género, el romántico, algo banalizado en las pantallas de cine. Rompe muchos esquemas y estereotipos que han limitado la historia amorosa en el séptimo arte a rencillas de odio que se acaban solucionando de manera surrealista o a jóvenes parejas que practican una relación platónica después de verse una única vez y atravesar una leve dificultad.

Cartel del film (fotogramas.com)
Gondry plasma una historia amorosa basándose en la importancia del recuerdo. Si la memoria es la mejor arma para combatir los mayores errores que hemos cometido a lo largo de la historia, en "Olvídate de mí" también se presenta la memoria como antídoto de esas etapas negativas pero necesarias en toda relación

La cuestión de disponer de una herramienta que borre nuestra memoria acaba siendo algo peligroso e ineficaz. Peligroso porque en lugar de borrar el recuerdo lo daña, y el daño se extrapola a la vivencia. Ineficaz porque todo recuerdo parte de la experiencia de haber vivido el hecho o la situación que se recuerda, y aunque la memoria se pueda modificar, dañar o sintetizar, la vivencia es algo que permanece en los seres, que no desaparece. 
Una escena de la película (cine5x.com)

Ese es el caldo de cultivo en el que se desarrolla la historia. Dos enamorados que deben luchar contra el acto precipitado de desear olvidarse mutuamente. Aparece el flashback, presente en todo momento, como figura básica en la participación de la construcción de la trama. Recuerda a otras obras que juegan con el retroceso al pasado, como Memento, aunque lo hace de una manera más disimulada y sublime

Y, sobretodo, plantea la cuestión del olvido en el amor. Puede relacionarse con la posibilidad de que exista el amor único y que éste sea más fuerte que cualquier elemento externo que pueda tratar de separar a una pareja, incluido el ataque a los recuerdos y las vivencias. Una interesante metáfora de la batalla que debe jugar el amor con el paso del tiempo y el deterioro de los sujetos que lo viven, de la misma manera que el riesgo del alzheimer y la desaparición de las huellas que deja nuestra vida, al que todos estamos expuestos sin ninguna seguridad ni garantía.



jueves, 15 de mayo de 2014

La opinión y la irresponsabilidad de opinar

La manipulación a cargo de la prensa nacional ha quedado expuesta de manera explícita en los últimos días. Es cierto que se han vivido muchos y continuos episodios que han dado lugar a un juego de fuerzas ridículo y 'anti-informativo' entre los diferentes sesgos opinativos que existen entre la prensa. Aún así, creo que nunca debe dejar de sorprendernos el tratamiento que los medios hacen de los hechos. Concretamente, de aquellos hechos que explotan y utilizan más para crear focos de atención de la opinión pública que no son más que vapor, una falsa neblina de la realidad. 

Navarro ha querido politizar su agresión (cadenaser.com)
Hechos como el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, o la agresión a Pere Navarro en Terrassa, están sirviendo a la prensa para especular de manera voraz y crear unos castillos en el aire que no sólo no existen, sino que únicamente sirven para contaminar las mentes de los lectores. En ambos casos, se trata de hechos que la propia clase política se ha encargado de dotar de connotaciones políticas que no se corresponden con la realidad. Navarro atribuyó la agresión a la 'tensión' que se está viviendo por la cuestión de la independencia en Cataluña, y la derecha ha relacionado el caso de Carrasco con un arrebato 'anti-político' basándose en ciertos comentarios publicados en twitter y otras redes sociales.

Los medios de comunicación han seguido este maquiavélico juego en el que interpretar es gratuito, no conlleva responsabilidad alguna. Por ejemplo El Mundo, que con su editorial de ayer vincula el asesinato de Carrasco con una sociedad opositora a la clase política. También el diario ABC se encarga de aportar su granito de arena al denunciar en su editorial de ayer la exposición a una ciudadanía furiosa por la situación económica, a la que se enfrentan los políticos, siendo acusado de culpables.

También ha habido otras perlas. Por ejemplo las radiofónicas que han dejado Carmén Tomás en el programa La Mañana, de COPE. Tomás se ha permitido la libertad de introducir en una misma bolsa los escraches, las movilizaciones de la PAH en las entidades bancarias, las agresiones a políticos y el asesinato de Carrasco. O también el periodista Ernesto Sáenz de Buruaga, en el mismo programa, que ha dedicado un largo espacio de tiempo a leer algunos 'twits' de aquellos bárbaros que se esconden tras la careta anónima que propician las redes sociales para celebrar el asesinato. Sáenz de Buruaga ha dado voz ante decenas de miles de personas a unos impresentables que a duras penas podrían haber superado el centenar de visitas. 
Los medios han manipulado el asesinato de Carrasco a su antojo (cuatro.com)

Una red de manipulación que sólo sirve para propagar ideas que disciernen absolutamente de la realidad, teniendo en cuenta que el asesinato de Carrasco se ha producido por una persona que en 2007 se había presentado a las elecciones municipales por el propio Partido Popular.Y teniendo en cuenta, también, que la supuesta agresión de Navarro es mucho más una cuestión de relación ciudadana y no política, puesto que el líder del PSC también se permitió el privilegio de ofender a la mujer que supuestamente le agredió. Dos casos que se producen por unas causas claras y cerradas, pero que la prensa se permite extrapolar al campo de la confrontación político-social y al presunto 'odio con el que los ciudadanos atacamos a nuestros políticos'. Lástima que este tipo de infracciones puramente ideológicas no estén penadas. Mañana las rotativas volverán a funcionar y los periódicos llegarán a los quioscos. Las radios sintonizarán y la tertulias televisivas se llenarán de más impresentables que no saben qué decir para ocultar si cinismo politizado.


jueves, 8 de mayo de 2014

La única y lenta velocidad

Decían las lenguas ignorantes que siempre resplandecía una luz en el palacio del Pardo. La luz del dictador que permanecía en su opulente lugar de trabajo hasta bien entrada la noche. Una luz que debían confundir con la de algún gris que había descubierto a alguien hablando en catalán o esukera, o bien mostrando rebeldía contra el régimen, y que le estaba dando una buena paliza mientras le alumbraba con su linterna. Francamente, y valga la redundancia, no creo que en aquella época hubiese cobijo en ninguna institución ni administración para el resplandor de la honestidad que comporta el arte de trabajar. La única luz, que tan sólo podía encontrarse en el corazón de aquella muchedumbre campesina y obrera agotada de soportar el peso del yugo y las flechas.
Pleno de la Diputació de Tarragona (diaridetarragona.com)

Y es que en este país siempre se ha sentido una gran predilección por alterar el significado de las cosas. Por ejemplo con la transición. La Real Academia Española define el concepto de transición, en su primera acepción, como la "acción y efecto de pasar de un modo de ser o estar a otro distinto". Gran palabra, esta de 'transición'. Lo cierto es que, pese a todo lo pactado en las citas históricas sobre el periodo en que Franco muere y comienza a organizarse la monarquía parlamentaria, en España no ha existido transición

Se apagaron las luces del Pardo. Pero entonces llegaron las de una Casa Real que parece actuar de manera similar a la de sus ancestros en las épocas del feudalismo. Y junto a ella, una Administración Pública insostenible, que incluye subsecretarías de las subsecretarías y que se presenta como un laberinto infinito e inexcrutable. Un pozo sin fondo que todo se lo traga. El Diari de Tarragona detalló la última prueba de ello en un extenso y completo reportaje, publicado el pasado domingo. En este artículo se puede corroborar la sangría (57.000 euros al mes) que causan las dietas, sólo por transporte, en las arcas públicas. Además, cabe destacar la sorprendente cuantía que los regidores locales cobran por asistir a los plenos del Ayuntamiento (752 euros, por ejemplo, en el caso de Tarragona, o 522 en los de la Diputació). 
El escudo franquista, en la constitución del 78 (hiru.com)

 No existe ninguna transición. El sistema ha cambiado su fachada por una diplomacia incomprensiva y cuatro eslóganes fáciles de recordar, pero sigue siendo el mismo de siempre. Continua la mentalidad inquisidora de Isabel y Fernando, el feudalismo de los Asturias, los propósitos del Antiguo Régimen de Fernando VII y la opresión, algo camuflada, del régimen franquista. Continua, el mandatario, teniendo de sobra, y el ciudadano de a pie, viviendo con las sobras. 

 Y todo por esta única y lenta velocidad que ha conducido siempre el estandarte en España; la de un poder abusivo que cuando no ha encontrado un contexto para desarrollarse a su antojo, ha retrocedido en el tiempo como si nada, a fin de instalarse en su más plácida comodidad. Ni nos engañemos, ni dejemos que nos engañen; cuando hablen de transición, que no se refieran a 'la que ya pasó', sino a la que todavía ha de llegar.